Follow the Leader

miércoles, marzo 9

La última catarsis.

Nuevamente uso el blog como catársis, para expresar lo que tengo dentro. La inactividad se debió a que lo postulado en el posteo anterior me anulaba la mente a la hora de escribir algo propio del blog más que propio mío. Y quizás esta sea la ultima entrada en un tiempito, y cuando vuelva, voy a ocultar esta y la anterior entrada, para no desentonar (borrarlas sería una estupidez).

Mi abuelo falleció finalmente. Hará cosa de una hora. Mis viejos iban a ir a verlo, que se habia estado un poco descompuesto, yo le recordé a mi mamá que le dijera a ambos (abuelo y abuela) que el viernes, día de mi cumpleaños, iba para allá a almorzar y tomar mates a la tarde. A la media hora mis viejos volvieron con mi hermano, y mi viejo me dijo que habían traido a mi hermano y que ahora volvían de mi abuelo, que estaba un poco descompuesto nomás. A los 15 minutos llama mi vieja para avisarme que falleció, en el interín de la ida y la vuelta. Quizás fue lo mejor para mi viejo, que no viera cuando se iba (la unica forma de estar observando a una persona fallecer, es cuando lo hace tranquilamente, hacerlo cuando tiene un ataque o de cualquier otra forma, es horrible).

Mi abuelo falleció. Hará cosa de una hora. Para mi, pasó mucho más. Justo hablando con una amiga, me llegó la noticia. Intercambié un par de palabras con ellas por el msn, y lo dejé ahí. Empecé a caminar por la casa. Pensé en mi abuela. Pensé en el viernes, que voy a cumplir mi palabra de ir para allá. Pensé, y me harté. Cerré los ojos, trabé la mandíbula con fuerza sobrenatural y proferí miles de juramentos, todos con destinatarios, sacudiendo cielos e infiernos. Ángeles y demonios no existieron durante el trance. Horas pasaron dentro mío. Quizás en mi subconciente quería que pasen meses, para no enfrentar el dolor de estos días.

Volví a la realidad. Estoy más tranquilo, evito el desgarro. La misma pregunta que me hice la ultima vez, flota en mi mente: ¿estaba inconcientemente preparandome para esto? ¿para evitar el dolor que acarrearía?

Más que nunca, quiero ayudar a luchar por la vida misma, más que contra la muerte. Quiero convencer a todos y cada uno de siempre luchar, nunca darse por vencido ni aún vencido.

No sé cuando será el próximo posteo. Quizás la semana que viene, quizás en un mes, quizás en mucho tiempo, quizás pasado mañana. Lo que ustedes escriban lo leo, no contesto quizás por no saber que decir en muchos casos, pero lo leo y lo agradezco de formas que las palabras no alcanzan. Más que nada por tomarse el tiempo de leer y entender, eso es lo esencial.